fbpx

Artículos de Associació Wise

LA VICTÒRIA ÉS NOMÉS EL PRINCIPI.

De Budapest a Göteborg. Entre aquestes dues ciutats europees hi ha 1629 quilòmetres de distància. Una distància que separa aquella llàgrima de tristesa i impotència del 2019 dels somriures d’orella a orella en la final de fa uns dies a Suècia. La distància que reflectia la diferència entre aquell Barça i l’Olympique de Lió. La mateixa distància que, ara, després de tenyir Europa de blaugrana, ja no existeix.

La màgia que sortia de les botes de totes les jugadores va transformar-se en un joc excel·lent que deixava bocabadat als espectadors. L’ADN Barça dominava el terreny de joc de la final europea que es jugava al Gamla Ullevi de Göteborg, un estadi que a partir d’ara s’haurà d’afegir a la llista de ciutats on el club ha aconseguit la màxima competició europea; Londres, París, Roma, Londres, Berlín i Göteborg. L’equip que entrena Lluís Cortés va recollir els fruits que havia sembrat durant dos anys després de perdre aquella dolorosa final contra les franceses l’any 2019. Dies després de la final de Budapest, la conclusió de conversa entre les jugadores i l’staff tècnic va ser clara: elles volien millorar físicament i també tàcticament, sabien que si havien de fer més sacrificis, haurien d’estar disposades a fer-ho, i així va ser. El canvi de mentalitat i l’ambició de guanyar-ho tot més enllà de la lliga domèstica han estat un dels factors claus per poder escriure la història de l’esport femení. Dos anys de canvis, treball i esforç infinit per part de tot l’staff tècnic que es va traduir en el dia més feliç de les vides de les protagonistes.

La victòria que celebraven les jugadores un quart d’hora abans que l’àrbitre xiulés el final del partit, s’ha convertit en el mirall perfecte que la societat esperava i necessitava. Ja feia anys que hi havia unes noies tocant a la porta que s’anava obrint molt a poc a poc. Ara la porta ha caigut a terra, està oberta de bat a bat i les més petites ja no tenen vergonya de practicar l’esport que més els hi agrada i de voler ser professionals de l’esport en un futur. I el més important, aquestes jugadores han aconseguit que les que venen per darrere no perdin la por de somiar en, perquè no, guanyar una final de la UEFA Women’s Champions League.

Perquè sí, ara ja hi ha aquestes referents en el futbol femení en les quals totes ens podem emmirallar. Unes referents que són eternes. Les que s’ho mereixien més que ningú i les que s’han convertit en les encarregades de regnar a Europa. I això, ho sabem tots, és només el principi.

Sentir els colors i saber d’on véns

L’emoció, la felicitat i la llibertat que transmetien les jugadores del primer equip de la secció femenina del club a l’hora de celebrar el títol que aixecava la capitana Vicky Losada, s’encomanava fàcilment a tothom qui seguia la celebració. Un altaveu connectat al mòbil, engalanades amb banderes i bufandes blaugranes i amb un somriure que semblava impossible que s’esborrés durant dies. Així de senzilla va ser el festejament de les protagonistes després d’assolir aquesta fita històrica.

Signat: Helena Fuster, membre de Associació W.I.S.E. (Woman in Sport Encouraging).

Article de data: 26/05/2021

Winners UEFA WOMEN´S CHAMPIONS LEAGUE 2020 / 21
LA VICTÒRIA ÉS NOMÉS EL PRINCIPI
Winners UEFA WOMEN´S CHAMPIONS LEAGUE 2020 / 21
Winners UEFA WOMEN´S CHAMPIONS LEAGUE 2020 / 21

Torna a arrencar la competició sobre rodes.

Sense públic, a porta tancada i després de més de dotze mesos sense fer-ho. Amb aquestes condicions es restablia la competició de patinatge en l’àmbit català. El retorn dels grups de xou grans i petits significava molt més que guanyar el campionat, que també. Significava tornar a recuperar aquelles sensacions tan úniques que viu una patinadora el dia de la competició. Tornar a viure aquells nervis previs abans de jugar-s’ho tot amb només cinc minuts. Aquells cinc minuts tan enèrgics durant els quals més de 16 patinadores llueixen i defensen la feina de la temporada damunt de la pista.
Aquest ha sigut un any difícil per tots els clubs, però en especial pels de la demarcació de Girona. Justament un mes abans que el govern ens confinés a tots, van patir les conseqüències directes del Glòria i no van poder disputar el campionat provincial al Pavelló de Fontajau, que va quedar inundat pel temporal. Els clubs gironins van haver d’esperar-se uns dies i traslladar-se fins a Granollers per poder competir. Més endavant, dies abans del confinament, tots els clubs catalans que s’havien classificat van disputar a Lleida el campionat de Catalunya de patinatge artístic, però amb les restriccions sanitàries les patinadores es van quedar a escassos dies de poder participar en l’espanyol.
Mireia de la Cruz, patinadora del CPA Olot, ens explica que ‘el pre campionat es va fer molt llarg’. Elles no han parat mai d’entrenar perquè en competir a escala nacional el govern els hi ha permès seguir amb les rutines d’entrenament. Això sí, sempre amb mascareta, gel desinfectant, presa de temperatura i amb l’obligació de ventilar el pavelló per tal que corri l’aire. Però tot i poder fer aquests entrenaments “l’espera d’anar entrenant sense poder competir durant més d’un any s’ha fet eterna”. I és que la pandèmia ha jugat un paper important en tots els clubs. Alguns han patit baixes, i diverses lesions, però “ malgrat la pandèmia no ens n’hem desdit en cap moment” comenta Magalí Feu, també patinadora del CPA Olot.
Un any més tard, doncs, ha sigut la capital de la Garrotxa l’encarregada d’acollir l’esdeveniment que tant s’ha fet esperar. Va ser a Olot on les patinadores van poder sentir els nervis del directe un altre cop. Des d’Olot totes elles van poder tornar a ‘escoltar les últimes indicacions de l’entrenadora a peu de pista perquè tot surti perfecte, tornar-se a posar els patins i sentir aquelles papallones a l’estómac. Tornar-ho a viure ha sigut molt satisfactori i molt gratificant’, afirma Mar Suy, patinadora del CPA Girona.
Finalment, després d’aquest retorn a l’espectacle la competició es va quedar a la ciutat garrotxina. El CPA Olot es va imposar per sobre la resta amb una actuació anomenada Trampa Mortal gairebé perfecta amb la qual van acabar sumant un total de 94,2 punts. D’aquesta manera, les olotines recuperaven el tron que la temporada anterior els hi havia pispat el CPA Girona, segon classificat d’aquesta competició. Amb la post competició les patinadores ja fan mans i mànigues per tenir tots els detalls impecables i per demostrar la feina feta al campionat Espanyol que es disputarà el cap de setmana del 24 i 25 d’abril al Pavelló de Barris Nord de Lleida.
És moment de tornar a gaudir, lligar-se els cordons i deixar que tot flueixi. Perquè el patinatge ha tornat i, com afirma Mar Suy, elles ho donaran tot ‘per elles, pels que les veuran a través de la pantalla i per tot el món del patinatge.

Signat: Helena Fuster, membre de Associació W.I.S.E. (Woman in Sport Encouraging).

Article de data: 15/04/2021

Torna a arrencar la competició sobre rodes.

Una historia en doble sentido

El cielo era azul, muy azul. El vendaval del día anterior lo había dejado limpio como una patena.
La temperatura primaveral permitía que los aficionados fuésemos con gafas de sol y sin chaqueta y, desde el gol sur, se veían los Pirineos bien encalados al fondo. Aquella noche había llegado la primavera, pero en Girona los nervios aparecieron por otra razón.


Faltaban escasos minutos para las cuatro de la tarde. Aquella hora que, después de la comida de domingo resulta ser tan perfecta para hacer una siesta, cerrar los ojos y tener tiempo para soñar.
En Montilivi, pero, no hacía falta dormir para ver cómo el sueño estaba a punto de hacerse realidad. Lectura de la entrada mediante teléfono móvil, toma de temperatura y adelante. El aficionado entraba tímidamente al estadio, con una pequeña bandera roja y blanca con el escudo del equipo de la ciudad que daban en la entrada. Y, puntualmente, justo cuando tocaban las cuatro de la tarde, la árbitra del partido pitaba el inicio de un momento histórico: por primera vez
Montilivi abría las puertas al equipo femenino del club.

A partir de aquel momento, todo era cuestión de disfrutar y conseguir los tres puntos. Las once jugadoras saltaban al terreno de juego para defensar el orgull gironí que tanto representa la ciudad. El equipo local llegaba en una situación complicada en verse en la zona baja de la clasificación, por lo tanto, tenían la oportunidad de alejarse de la zona peligrosa con el reencuentro de la afición. Las rivales, en cambio, llegaban situadas en media tabla con la idea de volver a repetir el triunfo del partido de ida. De esta manera se preveía un duelo interesante en el estadio de Montilivi.

En una primera parte donde las de Girona fueron de menos a más y acabaron dominando el juego por encima de las aragonesas, las ocasiones para avanzarse en el marcador llegaron por parte de los dos equipos. Pero, después de cuarenta y cinco minutos, las protagonistas entraban
al vestuario con un empate a cero en el marcador. Momento ideal para refrescarse en la grada con aquellas botellas que repartían los voluntarios porque los bares del municipal, por razones que todos conocemos, tenían las persianas bajadas.

Desde un principio la afición se mostraba tímida en el día de su retorno a Montilivi. Sin embargo, se respiraba un ambiente caluroso y festivo. Sobre todo des de fuera del recinto, donde un grupo de jóvenes no dejaron de animar y dar soporte al equipo local que siguieron des de fuera el estadio. Des del pitido inicial hasta el final mostraron una voz incansable durante los noventa minutos para ayudar a que el partido acabara de la mejor manera posible para las locales.

Inicio de la segunda parte. Pocos minutos le harían falta a las rojiblancas para avanzarse en el marcador después de haber hecho méritos para conseguirlo en la primera parte. Blanca Cros era la encargada de apuntar el primer gol de la historia del senior femenino del Girona FC en el Estadio de Montilivi. Des esta manera, la primera y única diana del partido llegaría des de los once metros, Los aficionados se levantaban de la silla para celebrar el que ya se ha convertido en un gol histórico.


Pip-pip-pip. Final del partido. El match tan solo acababa, pero la celebración aún tenía que empezar. Sonaba el himno por los altavoces y la afición se alzaba para celebrar la victoria, pero sobre todo para aplaudir al equipo. Las jugadoras empezaban a hacer piña al círculo central para celebrar los tres puntos y se veían pequeños fuegos artificiales que salían de detrás de la grada.


Saltos, gritos y cánticos para la victoria y para la historia.

Firmado: Helena Fuster, miembro de Associació W.I.S.E. (Woman in Sport Encouraging).

Artículo de fecha: 30/03/2021

Una historia en doble sentido
Estadi Municipal de Montilivi

Naomi Osaka: la deportista de moda que se escondía de la policía

Sin duda, es la deportista de moda. La japonesa Naomi Osaka se ha erigido en la tenista más seguida y admirada del momento tras haber conquistado el Open de Australia, el primer ‘Grand Slam’ de la temporada, en una gran final ante la estadounidense Jennifer Brady (6-4, 6-3), por lo que se alzaba con su cuarto ‘grande’. Antes, en semifinales había eliminado por un concluyente 6-3 y 6-4 a Serena Williams.

El nombre de Osaka ha estado en boca de todos y ha recibido miles de elogios, pero no siempre ha sido así. La suya es una historia sorprendente, el de una niña humilde que superó diversos capítulos de racismo hasta convertirse en un auténtico icono mundial.

Poca gente sabe que ser una mujer negra en Estados Unidos, donde vivió Osaka desde los tres años pese a haber nacido en Japón, le llevó a pasar serios apuros en varias ocasiones, como ella misma ha explicado. Durante un tiempo dejó de vestir sudaderas de capucha para no ser considerada sospechosa por la policía. De ahí surgió su inquietud por las causas justas y solidarias que la han llevado a convertirse en una destacada activista, muy implicada en diversas causas.

Cabe recordar que al último US Open viajó con siete mascarillas con el nombre de una víctima de la violencia policial en Estados Unidos impresa en cada una de ellas como protesta al racismo y como muestra de apoyo a las víctimas. Fue un gesto muy impactante.

Además, dentro de su lucha por la igualdad entre hombres y mujeres, se ha hecho propietaria de un equipo de fútbol femenino hace pocos meses: el NWSL North Carolina Courage, siguiendo el ejemplo de otras grandes deportistas como Serena Williams, Candace Parker o Mia Hamm, propietarias del Angel City FC.

En sus redes sociales arrasa. Suma 1,8 millones de seguidores en Instagram, tiene hasta su propio manga que se publica en la revista nipona ‘Nakayoshi’ e incluso su propia muñeca Barbie.

Con motivo del 60º aniversario del nacimiento de la primera muñeca Barbie y aprovechando también el Día Internacional de la Mujer, la marca sacó a la venta en 2019 su nueva serie de muñecas inspiradas en mujeres que consideran un modelo a seguir para las próximas generaciones por ser un ejemplo de lucha y superación.

Días antes de la noticia, la propia Osaka (23 años) comentó que era un orgullo para ella que muchos niños y niñas quieran parecerse a ella: “Últimamente, muchos padres me han comentado que sus hijos me admiran, esas palabras me asombraron. Sinceramente, me sorprendí y sentí una gran responsabilidad porque recuerdo lo importantes que han sido en mi carrera mis modelos de conducta”.

En la última lista Forbes, apareció como la deportista mejor pagada de la historia, superando a Serena Williams. La tenista japonesa lidera ahora la lista actualizada de ganancias entre deportistas femeninas con 34,3 millones de euros entre premios y patrocinios el pasado año. Todo un hito para una joven que no vestía sudaderas con capucha para no levantar sospechas y que es hoy un ídolo del deporte.

Firmado: Begoña Villarrubia, Presidenta de Associació W.I.S.E. (Woman in Sport Encouraging).

Artículo de fecha: 03/03/2021

Naomi Osaka: la tenista de moda
Ganadora del Open de Australia 2021
Naomi Osaka

Lucy Bronze: el arduo camino de la mejor jugadora del mundo.

Todos conocemos historias de superación que rodean al mundo del deporte. No obstante, en el ámbito del deporte femenino se suceden con más frecuencia por una lógica aplastante: los recursos, la visibilidad, el entorno y la muchas veces precaria situación que viven las deportistas obligan a tener que romper barreras y sortear obstáculos realmente difíciles para abrirse camino.

Uno de los casos que más ha llamado la atención es el de Lucy Bronze (29 años). Para los que no estén muy habituados a leer sobre fútbol femenino, sólo decir que la británica es la mejor jugadora del mundo, tal como la proclamó la propia FIFA con el vigente Premio ‘The Best’.

Su nombre copó las portadas deportivas de todo el planeta tras ser escogida en diciembre como la número uno indiscutible como colofón a una trayectoria impecable, siendo la primera defensa en la historia, tanto en mujeres como en hombres, en obtener el galardón. Lucy Bronze posó junto a Robert Lewandowsky como reyes del balón tras obtener ambos el galardón más relevante del mundo. No obstante, muy pocos sabían que detrás de la sonrisa de la futbolista se escondía un arduo camino recorrido hasta llegar a la cima.

La historia de Lucia Roberta Tough Bronze (1991) es digna de un guión de Hollywood. Nacida en Berwick upon Tweed, empezó a darle al balón con su hermano mayor, George, y los amigos de éste al salir del colegio. Ya apuntaba maneras, así que se inscribió en un equipo de chicos hasta que la Federación Inglesa decidió retirar los equipos mixtos a partir de los 12 años al considerar que podía ser peligroso para las niñas.

Fue un severo golpe para una jugadora que ya empezaba a destacar y que, tras ver la popular película ‘Quiero ser como Beckham’, empezaba a tener muy claro que se quería dedicar al fútbol.

Era la única niña que jugaba a este deporte en su región, en un ambiente rural, por lo que no era precisamente bien vista en su entorno. Por suerte, tanto su madre Diane Bronze como su tía, Julie, decidieron ayudarla en todo lo posible. El sueño de Lucy no podía desvanecerse. Así, tras comprobar que en Estados Unidos el ‘soccer’ profesional femenino sí era posible, se fueron las tres de vacaciones a Carolina del Norte en busca de una oportunidad.

“Mi madre convirtió nuestras vacaciones de verano familiares en llevarme a ver cómo se trabajaba en estos clubs”, explica Lucy en una entrevista para la FIFA. A los 18 años ingresaba por fin en la Universidad de North Carolina, donde entrenaba todos los días y jugaba dos veces por semana. Allí entendió que todo era posible.

Antes, se había enrolado con 15 años en la cantera del Sunderland para formarse. De ahí pasó al Everton, Liverpool, Manchester City y durante tres años finalmente al Olympique de Lyon, donde conquistó tres Champions seguidas y se consagró como estrella. Para el recuerdo queda que en su etapa en el Everton tuvo que trabajar como camarera en un bar para pagarse los estudios de Ciencias del Deporte, que compaginaba con su labor en el campo.

Ahora la defensa inglesa es un icono en su país. Mejor jugadora en 2020 por la FIFA y por la UEFA, ha encabezado la lista de deportistas del año en el diario ‘The Guardian’ y acaba de ser elegida por la afición como Jugadora del Año de Inglaterra tras brillar con su selección y con el Olympique Lyon, club que dejó este verano para regresar a sui país por todo lo alto con el Manchester City, donde han recibido con los brazos abiertos a su mayor estrella.

Firmado: Begoña Villarrubia, Presidenta de Associació W.I.S.E. (Woman in Sport Encouraging).

Artículo de fecha: 15/02/2021

Lucy Bronze

×